lunes, 25 de junio de 2012

El desafío de ser auténtico


-¿Ser auténtico?- Me pregunté hace algún tiempo, un poco curioso...
-Claro... Ser Auténtico- me respondí, así, con mayúsculas y todo. E, incrédulo al principio, comprendí.

Ser auténtico, es, muy básicamente... Mmm... ¿Qué es? Bueno... A ver... Supongo que ser autentico es ser verdadero. O sea, ser real. Pero seamos realistas... Yo no soy de los que se conforman con una respuesta así, simplona... Tiene que haber algo más... Entonces, vayamos a pensar, a filosofar, a escaparnos un poquito más allá de eso que se ve...
Ser auténtico es ser sencillo. Es saber lo que uno tiene, lo que uno no tiene, y no andar encaprichándose con pavadas.
Ser auténtico es ser libre. Libre para hacer, sentir, opinar, actuar, de la forma que uno quiera, lejos de los prejuicios, las modas y todas esas extrañas cárceles que nos van armando.
Ser auténtico es tener valor. Recién cuando aceptamos las cosas como son, cuando aprendemos a tomar la vida tal y como se nos presenta y nos hacemos cargo de todo lo que somos, podemos trascender.
Ser auténtico es ser honesto. Es poder decir lo que se piensa y hacer lo que se dice, sin más satisfacciones que sentir que está haciendo lo correcto para con uno y para el otro. Solamente así podemos formar relaciones verdaderas, de corazón, que tengan sentido y que se vuelvan sólidas con el paso del tiempo.
Pienso que vivimos en tiempos jodidos, donde cosas como el amor o la amistad son difíciles y un tanto raros... Pero no por eso hay que dejar de creer. Todo es posible. Llega un punto, en que uno se pone grande, y se da cuenta que no tiene tiempo a perder en ciertas pavadas. Y es ahí cuando uno decide que quiere hacer.
Si uno no elige, los otros van a querer elegir por uno. Y, sencillamente, todo se va al carajo. Hay que reconciliarse con muchas cosas, y las más jodidas son aquellas que nos implican a nosotros mismos. Y cuando uno no se va dando espacio para conocerse, no puede conocer a los demás, y lo único que genera son vínculos enfermos.
Ese día me desafié a mí mismo a tratar ser auténtico cada día un poquito mas, a prueba y error, y a costa de todo lo que eso implicara... Porque, se sabe, que nada bueno se consigue fácilmente... Y que, muchas veces, las personas preferimos desvalorizar cosas como la honestidad o la autenticidad, por simplemente cosas que nos convengan a conseguir algunos fines para nosotros mismos.
Al final, el tiempo me va a decir si valió la pena lo dolido. Prefiero tener pocos vínculos, pero sólidos, reales, honestos, confiables, y claros... A tener montones de vínculos aislados, falsos, mentirosos, desconfiados y, encima, por conveniencias idiotas...

Y la pregunta es, ¿te animás al desafío de ser auténtico?

domingo, 24 de junio de 2012

Mañana, mejor


¿Como estas? Bueno, la verdad es que espero que muy bien. Por mi parte, puedo asegurarte que es así. Hoy me desperté y me di con que, por primera vez en años, dormí realmente bien.
Y eso me hizo levantar con un humor distinto, lógico. Pero a pesar de todas las cosas que podían estar mal, cuando uno tiene una perspectiva positiva.
No se si es que estoy en una de esas etapas de "¿Por qué todo?" o los mates que tomé tenían algo extraño, pero se que llega un punto en que uno se mira y se dice ya soy un chico grande y reflexiona acerca de la vida... quizá venga por ese lado.
Quizá es cierto que estamos en medio de días que pueden no ser los mejores, o quizá no. A fin de cuentas, todo pasa por una razón, y es importante que le demos a cada cosa su significado y dejemos que se acomode en su justo lugar. Pero no por eso tenemos que cruzarnos de brazos.
No todo en la vida depende tan solo de vos. Pero podés intentar hacer todo lo que está en tu alcance para que este día sea realmente maravilloso. Tomate un rato para pararte al lado del camino... mirá cuánto hiciste, qué tenes que cambiar, qué tenes que mantener, qué debes empezar de nuevo. Y así, volvé al camino.
Levantarte todos los días y darte cuenta que si aprovechas el tiempo al máximo, vas a sacarle provecho, y que lo demás depende de Dios, Alá, Jehová, Yavéh, Buda, Orden natural de las cosas, o como quieras nombrarlo.
También es una perfecta ocasión para cambiar el aire, para poder seguir la carrera, poder reírte de vos mismo y de tus errores. Y ya que estamos, también podes aprender de tus errores, y, por qué no, de los de los demás.
Porque uno va caminando y va viendo muchas cosas, va conociendo gente y camina con y en contra de ellas, y así vamos metiéndonos en muchas cosas, tantas que nos terminan por volver locos, y nos vamos yendo del motivo por el que elegimos tal o cual camino. Entonces, no solo se nos nubla la vista y no sabemos para dónde ir, sino que también dejamos de lado cosas claves.
Es por eso que tomarse un tiempo para uno, para relajarse y tomar carrera, no es algo malo, es indispensable para seguir... ¡Es por eso que estoy muy orgulloso de estar al lado del camino! Porque un paso al costado, también es un paso...
Y si había algo que aquejaba, si estabas renegando por algo en especial, si un amigo no está pasándola bien, si todos exigen demasiado de vos, si todo el mundo se pone oscuro y tenso, si te esforzas al máximo y sabes que sos un buen partido pero igual sigue sin entender o eligiendo mal... Bueno, simplemente recordá que no hay males que duren eternamente  y que todo se va a pasar, hay que darle tiempo al tiempo... En la vida se gana o se aprende, el único que pierde es el que no aprende...
Así que te invito a que puedas descubrirte en este un día, a que puedas crecer y puedas presenciar que la vida es algo realmente magnifico, una experiencia bravísima pero maravillosa... Date la oportunidad de dar las gracias, abrazar más y regalar sonrisas.
Y no, hoy no puede ser un gran día... Hoy VA A SER un gran día, y mañana, y pasado, y así... Porque ningún tiempo por pasado fue mejor... Siempre hay un mañana mejor!!!

sábado, 23 de junio de 2012

Instrucciones para vivir


Y así llegan las verdades, en el lugar mas raro, en el momento menos adecuado, como el amor o la muerte o los treinta, o los quince, o los cuarenta, o los veinte... y entendés no hay una estadística para el caos... Sí, hay casualidades y mariposas, pero nunca son las mariposas que esperás...
El progreso siempre llega tarde... La verdad es que no importa si te has muerto una o dos veces... o ninguna. En el fondo, no hay nada que hacer. Siempre tendrás dieciocho, porque eres joven sólo una vez, pero inmaduro para siempre.
No hay instrucciones para cumplir treinta. Ni veinte. Ni quince. Ni cuarenta. Ni dieciocho. No existe una escuela que enseñe a vivir, ni hay instrucciones para la vida. Pero si las hubiera, quizá serían estas:

• Hacé una lista de todo lo que no te gusta de vos y después tirala. Sos el que sos. Y después de todo, no es tan malo como te imaginás un domingo de resaca.

• Tirá el equipaje de sobra. El viaje es largo, cargar cosas de más no te deja mirar hacia adelante. Y además jode la espalda.
• No sigas modas. En diez años te vas a morir de vergüenza de haberte puesto eso, de todas maneras.
• Besá a tantos como puedas. Dejá que te rompan el corazón. Enamórate, date contra la pared, y volvé a levantarte. Quizás hay un amor verdadero... Quizás no... Pero mientras lo encontrás, ¿quién te quita lo bailado?
• Comé frutas y verduras. Posta, andá acostumbrandote a que no vas a poder tragar porquerías toda la vida!
• Equivocate. Cambiá. Intentá. Fallá. Reinventate. Mandá todo al carajo y empeza de nuevo cada vez que sea necesario. De verdad, no pasa nada. Sobre todo si no haces nada.
• Probá otros sabores de helado. Otras cervezas, otras pastas de dientes. Arrancá el auto un día, y no pares hasta que se acabe la nafta.
• Empezá un grupo de rock, ¿por qué no? Tomá clases de baile. Aprendé italiano. Inventáte otro nombre. Usá una bicicleta. Salí a caminar. Leé un libro raro.
• Perdoná. Olvidá. Dejá ir.
• Decidí quién es imprescindible. Mientras más grande sos, más difícil es hacer amigos de verdad, y más necesitas quien sepa quién eres realmente sin que tengas que explicárselo. Esos son los amigos. Cuidalos y mantenelos cerca.
• Aprendé que no vas a aprender nada. Pero no hay examen final en esta escuela. Ni calificaciones, ni graduación, ni reunión de exalumnos, gracias a Dios.

Felicidades, hoy empieza un día más. Bienvenido al resto de tu vida =)

viernes, 22 de junio de 2012

Efectos secundarios


Vivir tiene sus consecuencias. Tiene efectos secundarios.
Una película mexicana del año 2006 que la otra vez me crucé por esas cosas extrañas que tiene la vida, y que me dejó, quizá, una de las reflexiones más interesantes de toda mi vida. Sucede a veces que esos encuentros poco interesantes en situaciones poco interesantes resultan una de las experiencias más interesantes de la vida.
La acabo de editar, claro, primero para que esté "argentinizada", y segundo para que esté aplicable a la cotidianidad.
Y después de tantas vueltas que ha llevado mi vida estos últimos días, creo que es un buen momento para parar un poco de correr. Ya tuve bastante. Pero no paro para dormirme en los laureles, no. Paro para recuperar el aire. Para repensar, redescubrir, revivir. Y así, poder seguir adelante.
Porque envejecer es obligatorio, pero crecer es opcional. Cualquier persona consigue envejecer. Eso no exige talento ni habilidad... Así que te invito, mediante este pequeño texto, a que sigas para adelante sabiendo que hoy es siempre todavía, que hoy empiezan todos los días que van a venir. Como dijo Sartre alguna vez, "No perdamos nada de nuestro tiempo; quizás los hubo más bellos, pero este es el nuestro".
Al fin y al cabo, o por momentos por lo menos, ¡es solo una cuestión de actitud! ¡Hay que remarla che! ¡Y pelear por los sueños! ¡Que cuando se pierden los sueños, uno se muere! ¡Y sabe que nada bueno se consigue fácilmente! Sin alejarse del camino marcado el progreso va a ser imposible. Y sabemos que todo es imposible, mientras lo aparenta. La vida es hermosa, vivirla no es una casualidad. Y, ¡todavía estamos vivos! Así que a seguir para adelante, que a veces para ver la luz, hay que arriesgarse a quedar ciego. La suerte no existe si no te movés por ella, y la suerte no es el destino. Nuestro destino es ser felices. Pero solos no podemos. O vivimos juntos, o morimos solos. Aprendamos a vivir juntos, y a morir juntos. Y de vuelta, un brindis por el cambio!!!
Buena estrella para vos!!!

jueves, 21 de junio de 2012

La otra orilla


Fuimos hechos para la aventura. Irremediablemente. Hermosamente.
Nos gusta estar en la orilla, pero algo se nos enciende dentro cuando miramos el horizonte.
Somos inconformistas, eternos insatisfechos. Amantes del sol, de la lluvia, del riesgo, de la apasionante AVENTURA DE VIVIR.
No nos alcanza la aburrida cotidianeidad, donde siempre pasa lo mismo, donde todos piensan igual, donde nadie se da permiso para preguntarse, por ejemplo, por qué las cosas no podrían ser distintas.
Algunos nos miran como a locos. Para otros perdemos el tiempo. Preferimos decir, sencillamente, que somos así. Que ansiamos la otra orilla. Que creemos en el riesgo.
Que nos gusta embarcarnos juntos en las cosas nuevas. Y que preferimos las islas solidarias y sin caretas, a las islas donde reinan las competencias y las cámaras...
Porque no nos cabe que quede gente afuera de la aventura de vivir. Ni que nadie quede "nominado" en este intenso juego de la vida. Donde todos nos necesitamos para llegar a ser felices.
Por eso, decididamente, nos jugamos por lanzarnos a la otra orilla. Y por eso estamos acá, aunque sabemos que corremos riesgos.
Pero nunca va a ser tan fuerte el dolor de un fracaso como la amargura de no haber intentado jamás algo distinto.





* Todavía no sé a quién le debo este hermoso texto

miércoles, 20 de junio de 2012

Co-incidencia X


Soñó con ella, otra vez. ¿Qué tanta casualidad hay en soñar muchas veces con la misma persona? Decidió que era hora de cambiar las cosas. Se cuestionó varias veces si realmente esto era lo que tenía que ser. Pensó en todo lo que había vivido últimamente.
La fue a buscar, cansado de equivocarse. Más que eso, estaba cansado de hacer siempre lo mismo, de pensar tanto y dejar su vida para después. Entonces, se armó de coraje, dejó todo lo que se suponía tenía que hacer, y la fue a buscar.
Llovía, como en esas películas románticas que tanto odiaba. Cuando la encontró no lo podía creer. Su sencillez lo deslumbraba, siempre lo había deslumbrado, pero ahora era increíblemente más hermosa.
-¿Te acordás que una vez te conté que, una vez compuestas, no podía cambiarles la música a mis canciones? Lo mismo me pasó con esto. No sé como, pero no pude cambiar mi forma de verte.
La besó. Ella lo miró, extrañada.
-Me preguntó por qué lo hice. Yo la miré, y le sonreí. Un remero no tiene por qué dar explicaciones.

martes, 19 de junio de 2012

Co-incidencia IX


Amores imposibles son dos términos contradictorios que no deberían convivir en la misma frase. La chica más guapa de la ciudad está sentada en el mismo restaurante que yo, con una de sus amigas. Le pido disculpas a Maxi, a la chica del sueño y a su compañera, y me acerco hasta ellas.
-¡No te puedo creer! ¿Cómo andas?
-¡Muy bien la verdad! ¡Sorprendido de verte! ¿Y vos que tal?
-Bien… Acá esperando a las chicas.
-¡Qué bueno! ¿Hasta cuándo te quedás en Córdoba?
-Hasta el domingo. Si no estás muy ocupada, nos juntamos a tomar unos mates.
-Me encantaría. Te llamo mañana a la tarde.
Mañana a la tarde llegó antes de lo planeado. Me llamó, y nos juntamos. Mates de por medio, con su guitarra toco un par de canciones de Fito, de John, de Luis, de Charly… Y así, sentados uno frente al otro, le canto una canción mía. Me dice que le gusta. Le sonrío.
-La hice para vos. La última vez que nos vimos. Todavía no le puse título.
-¿De verdad?
-Sí…
Pienso. Pienso. Pienso. Le digo.
-La verdad es que te escribí muchas canciones.
Ella hace silencio, como estudiándome. Me sonríe. Joder, esa sonrisa de vuelta.
-¿Posta?
-Posta… No tengo para qué mentirte.
-Que bueno… No te lo puedo creer, me dejás sin palabras.
La miro. ¡Qué carajo! ¡Yo la dejo sin palabras a la chica más guapa de la ciudad! ¿Cómo no le hablé antes? ¡Qué amargo! A lo mejor nuestras vidas hubieran sido totalmente distintas… A lo mejor no hubiera renegado tanto… A lo mejor ella se hubiera ahorrado malos ratos… A lo mejor hubiéramos salido… A lo mejor estaríamos saliendo…
Y pensándolo bien, menos mal que le hablé hoy. ¿Qué hubiera pasado si no nos hubiéramos encontrado? ¿Y qué hubiera pasado si nos hubiéramos visto en el restaurante y no me hubiera acercado? ¿Y si no nos hubiéramos juntado?
Qué suerte habernos cruzado en ese restaurante… Qué suerte algunas casualidades… Qué loca es la vida…

lunes, 18 de junio de 2012

Co-incidencia VIII


Se encontraron, más que por casualidad, por error. Encaminado a su revolución, sin fusiles ni provisiones, se cruzó con ella en el colectivo. El tuvo una mala movida económica y no le quedó otra que tomar ese colectivo. Ella no había sacado pasaje y era el único que llegaba a la hora que necesitaba llegar.
Ella creyó reconocerlo, él creyó reconocerla, y al final se hablaron como dos desconocidos.
No iban al mismo lugar, pero viajar en un colectivo es siempre más llevadero cuando se va charlando. Ella le contó que estudia psicología, y él le contó que seguía estancado en cosas viejas.
Ella lo miró un buen rato y le dijo que al final todo era cuestión del cristal con que se mirara. Él le dijo que también influía el ojo que mirara, ya que la experiencia cambia todo de una persona a otra.
Hugo se calló y Caro se animó a contarle cosas. Hugo se calló por primera vez y se la pasó escuchando a Caro, que se animó a hablar por primera vez. Amores, médicos, canciones, poemas, locos, libros, películas.
-Yo creo que vamos por la vida con los pedacitos de corazón que nos van quedando.

domingo, 17 de junio de 2012

Co-incidencia VII


Emi salió de su casa a la misma hora en que Rifkin salía del almacén de la esquina siguiente. Yo me iba a otro lugar, bastante lejos, pero eso no es relevante.
Tras caminar largo rato, empezó a llover, y como los dos empezaron a correr sin mirar, los dos se chocaron. Las carpetas de Rifkin y la mochila que llevaba Emi se cayeron.
-Disculpe, lo siento mucho.
-No, disculpame a mí. No ví que venías y…
Emi lo reconoció, porque una de las cosas para las que sirvo es para describir gente. Además, Rifkin es muy difícil de confundir. Se refugiaron bajo un árbol cercano y comprobaron que no se haya roto nada.
-Rifkin, un gusto-dijo a través de sus enormes gafas.
-Hola, me llamo Emiliano. Tenemos un amigo en común.
-¿Quién vendría a ser?
-Lucas.
-Lucas… Lucas… Sí, el chico del libro robado.
-¿Robado?
-Sí, me alcanzó un libro que escribió el y está lleno de citas y personajes e historias que no son de él. Son “prestadas”.
-Típico de el.
-Igual yo le expliqué que también soy robado… A una película, más precisamente.
-¿A una película? Qué loco, ¿no?
-A veces creo que todos estamos locos. Me parece que vamos a despertar a la razón cuando estemos en un chaleco de fuerza.
-Puede que tenga razón.
-Por esas casualidades, ¿sabés como llegar a la terminal? Tengo que salir urgentemente de esta ciudad.
-Sí. Le explico… O mejor, lo acompaño.
Automáticamente dejó de llover. En el camino, a pocas cuadras de llegar, otra vez comenzó a llover, y Emi se encontró con Ariel, quién venía apurado. Rifkin le agradeció a Emi y lo dejó con Ariel. Si Rifkin no hubiera chocado con Emi, Emi no hubiera caminado a la terminal, y no se hubiera encontrado con Ari.
Si Emi no hubiera chocado con Rifkin, Rifkin nunca hubiera llegado a la terminal. Aunque nunca sabremos si realmente llegó a la terminal, porque él pertenecía a una película.

sábado, 16 de junio de 2012

Co-incidencia VI


La princesa recibió mi carta, y al poco tiempo la dejé de ver. Por suerte para mí, porque ya demasiado estancado estaba.
-Salir adelante no es fácil, pero la única decisión posible es qué hacemos con el tiempo que tenemos.
-Seguro, ¿y ahora qué vas a hacer?
-Ir para adelante, obvio. No hay muchas más opciones.
-Me parece perfecto-me dijo sonriendo de oreja  a oreja.
-¿Te diste cuenta de cómo influís en mis decisiones?
-Vos también influís en muchas de mis decisiones che.
Estamos compartiendo una cerveza con Diego, y ni que fuera joda, aparece. En la esquina, con las amigas, aparece la princesa tan tranquila como siempre. Se acerca, me saluda, sus amigas me ignoran. Se la presento a Diego.
Se queda hablándome mientras las amigas se ubican en otra mesa. Su chico está sentado con ellas, y los amigos de él. Tengo la sensación de que cuando lo deje, nos vamos a llevar bien.
Ella se queda preguntándome sobre mis salidas, mis amigos y me hace propuestas para salir todos juntos. Finalmente, tras un comentario bastante ácido mío, y los repetidos gritos de las amigas llamándola, se retira.
-¿Ella?
-Ella, ¿vos podés creer? Ni que fuera de joda. De todos los lugares de esta puta ciudad, este.
-Te está histeriqueando, y lo sabes.
-Lo bueno es que ya no tengo tiempo a perder ahí.
-Excelente…
-Me va a costar…
-Si, cuesta, pero qué le vas a hacer. Son nuestras acciones las que demuestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades.

viernes, 15 de junio de 2012

Co-incidencia V


Si los canallas no hubieran escapado, si el dueño del bar los hubiera descubierto, si la moza no hubiera gritado tarde, si no hubiera existido el plan b, si hubieran pagado, la historia sería distinta. Se salieron con la suya, claro está. Pero por poco no.
Joaquín y el viejo Bob salieron disparados del bar y corrieron por la callejuela como ratones perseguidos. No los vieron más.
-Necesitamos más whisky.
-Einstein decía que la locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos.
-Vale, busquemos ron entonces.
Reía Joaquín mientras Bob buscaba otro cigarrillo, y descubrió que no tenía fuego. La calle estaba desierta, y hacia adelante sólo se veía gris. En la vereda del frente venía un muchacho de pelo largo que fumaba tranquilo.
-Disculpe, ¿me puede dar fuego?
Juampi no lo podía creer. No sólo le dio fuego, sino que hubiera sido capaz de regalarle el atado entero de cigarrillos.
-¿Esto es una joda, no?
-Creemos que es un sueño, pero no nos quejamos-le dijo Joaquín.
-¿Qué hacen por acá?
-No sabemos, acá estamos. Vamos a buscar otro bar-le contestó el viejo mientras le alcanzaba el encendedor.
Esa noche se fueron a un bar, a filosofar. Parece que fue la noche más larga de todas, para los tres.
A mi me lo contaron, yo ya me había ido del primer bar porque era hora de despertarse.

jueves, 14 de junio de 2012

Co-incidencia IV


-La realidad es una loca de remate Ari.
Camino con Ariel. El siempre dice que yo no hago un carajo. Tiene razón.
Mientras hablamos de cualquier cosa, empieza a llover y entramos a tomarnos un café. Me cuenta sus cosas, le cuento las mías. Eso hacemos los hermanos cuando nos juntamos. Pago yo. Me mira raro.
-Lo cortés no quita lo revolucionario.
-No te hagas el loco.
La conversación va y viene, hasta que empezamos a hablar de mujeres, como casi todos. Me cuenta su historia y sus vueltas, le cuento dónde ando perdido ahora y tratamos de reírnos por igual de absolutamente todo.
-Qué querés hacerle… La vida es así.
-Mejor ni preocuparse.
-Igual, como decíamos, la realidad es una loca de remate.
-Eso lo robaste.
-En realidad se lo pedí prestado a don Galeano.
-En vos eso es más o menos lo mismo.
-Igual… Qué se yo. A veces hay que animarse a estar con esa loca de remate, abrazarla y tirarse a la pileta. Soñé con ella, otra vez. ¿Qué tanta casualidad hay en soñar muchas veces con la misma persona?
-Ni idea. Y, ¿te vas a tirar?
-Mi abuelo siempre decía que el que juega por necesidad pierde por obligación.
-Pero vos no hablás de necesidad…
-Sí… Y no… ¡Qué se yo!
-Esto puede ser un comienzo, pensalo así.
Vamos haciendo camino, y de repente se pone a llover. La lluvia, que nos pone melancólicos a todos. Me dí cuenta de lo que significaba: este era un nuevo comienzo. Un principio distinto. Un principio de incertidumbre.
-¿Sabés qué? Voy a ir.
Tras el abrazo, me voy decidido. Al mirar atrás, me sorprendo de ver a Ariel coincidir en el mismo lugar y momento con Emi.

miércoles, 13 de junio de 2012

Co-incidencia III


-En el hombre interior habita la verdad.
-Ya lo creo.
El mendocino que me hablaba del 11º mandamiento, sentado frente a Damián. Los cuadros de Kandinsky en la pared y los vasos de vino son la mejor postal del encuentro.
En la bodega Roca hacen una pequeña exposición. Damián recibió la invitación a principios de año, y no se iba a perder la oportunidad. De paso, se podía pasear por el Valle Grande.
Allí, el mendocino reconoció a Damián casi inmediatamente. Por casualidad el mendocino estaba elogiando al encargado de decoración, cuando se acercó el responsable de ventas a charlar con el decorador. El mendocino decidió ir hasta el vestíbulo, pero antes pasó por la recepción, sin saber bien por qué. Allí lo vio entrar.
-Una vuelta me encontré con un chico que me habló maravillas de usted Damián, no pensé que lo iba a conocer.
-Ah… ¡Qué curioso! A mí también me hablaron de vos, y cuando surgió la oportunidad no dudé en venirme hasta acá. Iba a llamar para preguntarle como contactarte, y acá estamos.
-No me digas… ¿Y qué te trajo hasta acá?
-La verdad que no lo sé. Todo el tiempo estoy andando. Me cargan por eso. Muchos viajes tuvo estos últimos años. Justo recibí la invitación a la exposición y aproveché para llegarme hasta San Rafael.
-Ya veo… Es bueno viajar. ¿Ya conociste el Valle?
-Mañana, sin dudas.
Los dos caminan hasta el salón principal, se sientan alrededor de una pequeña mesa y empiezan a charlar. Las palabras son sagradas, como el vino.
A medida que avanza la noche, Damián encontró a un perfecto guía turístico, y el mendocino encontró otras formas de pensar y muchas historias para contar.

martes, 12 de junio de 2012

Co-incidencia II


Un encuentro es un acierto en tiempos de revolución, me dijo una vez. Así fue. En medio de Córdoba la volví a ver. Ahí, perdida en esa ciudad gigante, andábamos sin buscar nada y nos encontramos.
Hermosa, como la vez que soñé con ella, nos saludamos y nos pusimos a charlar. Tras hablar un largo rato me contó que estaba estudiando ahí. En breve organizamos cenar juntos: ella, su compañera, Maxi y yo.
Esa noche bastó. Apenas una presentación breve, una canción que sonó, las mismas quejas por los vecinos, el mismo gusto musical, y que, casualmente, vivieran en la misma cuadra. Esa noche fue una gran coincidencia, que implicaría un gran cambio en la historia.
Si no hubiera sonado esa canción, si no hubieran hablado de esa banda, si no hubieran planteado lo molesto que eran los vecinos de los edificios, la conversación hubiera terminado en el “Hola, yo soy…”.
Si no hubiera habido conversación, no hubiesen descubierto que vivían en la misma calle, en la misma cuadra. Eso no hubiera llevado a que caminaran juntos, ligeramente pasados de copas, acompañándose.
Hoy están juntos, hace ya algún tiempo, por suerte. No puedo garantizarles que sean felices, pero si puedo jurar que lo intentan. Y creo que están teniendo éxito. A fin de cuentas, los dos se lo merecen.

lunes, 11 de junio de 2012

Co-incidencia I


-Es la calidad de las convicciones y no la cantidad de seguidores lo que determina el éxito Jo.
Jose sueña. Los sueños que sueña lo invitan a despertar, y a buscar. En una de esas búsquedas, sin saber bien cómo o cuándo había llegado a ese lugar, se sentó en una vereda con un señor vestido de un sobrio color naranja.
-¿Hace mucho que estás buscando?
-Hace bastante… Y hace bastante que estoy encontrando también.
-Que bueno, eso es hermoso.
-Realmente. Es cuestión de andar y de fe.
-Tenes que creer en algo tan grande como vos mismo.
-Interesante… Un hermano mío me dijo lo mismo hace algún tiempo.
-Lo que pasa es que estamos mucho tiempo metidos en cosas, dando vueltas, y nos olvidamos de algunas verdades que parecen pequeñas, pero que lo son todo.
-Cuando tenes razón, tenes razón.
-¿Y ahora en qué andas?
-Estoy dándole vueltas a lo que quiero hacer de mi vida.
-Ya veo… Estas tratando de ver hacia dónde encaminas tu proyecto de vida.
-Tengo la idea, me tengo que lanzar a la conquista.
-El conquistador, por cuidar lo conquistado, se vuelve esclavo de su conquista. No te olvides.
Jose hace silencio y mira a Buda. Se sonríe, y le agradece. Saben, los dos, que este encuentro les va a cambiar la forma de ver la vida.


domingo, 10 de junio de 2012

La inspiración


Creer que la inspiración se puede forzar es un error. Pero por otro lado, esperarla es una pelotudez.
La inspiración está ahí afuera, hay que ir a buscarla. No siempre viene a nosotros y nos da una cachetada gritándonos: “Tomá, escribí esa canción, pintá ese cuadro, diseñá esa película”. A veces hay que salir y observar, ver qué hay ahí afuera que pueda invitarnos a hacer cosas distintas.
Gente, colores, situaciones, cosas… La inspiración se presenta de muchas formas. El asunto es estar con los ojos bien abiertos para verla, con los oídos atentos para escucharla, y el corazón dispuesto a recibirla.

sábado, 9 de junio de 2012

Dios


Dios no pone pruebas. Dios no castiga. Dios no juega a los dados. Dios no elige quien se queda y quien se va.
La vida esta llena de problemas, y tiene un fin. Dios no esta viendo “hasta dónde nos dá el cuero”. Eso sería cruel, implicaría a un Dios que se divierte dándonos problemas. Prefiero creer en un Dios que está vivo, en cada corazón y en cada mirada. Que nos hizo libres para elegir lo que queremos y lo que no. Un Dios que acompaña y quiere, que abraza y se alegra de caminar con nosotros nuestros sueños.

viernes, 8 de junio de 2012

Experiencia de fe


Fe no es creer en algo, sino en alguien. Yo, por ejemplo, creo en Jesús. Y no vengo a decirles que yo tengo razón, porque en realidad no soy dueño de ninguna verdad. Jesús, el muchacho en cuestión, nació, vivió y murió en un tiempo determinado. Trajo ideas y sueños, proyectos y miedos, dolores y alegrías. Hoy, muchos seguimos creyendo en esos sueños y esas ideas.
La sociedad en la que vivimos, sociedad de consumo e individualismo, nos oferta todo el tiempo cosas que se apegan a lo material, y pocas veces invitan a pensar en la espiritualidad. Religiones vacías de espiritualidad son lo mismo que un plan genialmente planificado pero sin llevar a la acción. O hacer una serie de acciones sin ningún plan.
Todos necesitamos creer. Lo que pasa es que el sistema se la pasa destrozando todo y nos deja siempre a nosotros pagando. Entonces venden humo, y compramos.
Yo creo en Jesús, sí, pero en un Jesús que se me cruza todos los días en tanta gente, que camina con vos y conmigo, un Jesús divino, pero porque es lo más humano que hay.

jueves, 7 de junio de 2012

Soledad


Silencio. La casa está vacía. Silencio. Nacer solo, vivir solo, estar solo, morir solo. La soledad está en cada esquina, en cada casa, en cada persona. Y es absolutamente necesaria.
Todos necesitamos ese espacio de sentirnos solos. Y en realidad no nos quedamos solos, nos quedamos con nosotros. Escuchamos, preguntamos, contestamos, pensamos. Ese momento sentado en la vereda. Esos segundos antes de dormirnos, que se convierten en horas. Ese instante en que nos sentamos en el colectivo y no prestamos atención a nada más que a la ventana.
De todas formas, una vez que se piensa solo, viene otra parte jodida. Porque hay que salir a la calle, y tenemos que animarnos a estar con otros.

viernes, 25 de mayo de 2012

La fiesta de la muerte

En África casi no se recuerdan los cumpleaños. El nacimiento es una fiesta, mas no así los cumpleaños. Por otro lado, la muerte es una fiesta enorme. Bailes, comidas, canciones y otras tradiciones acompañan el fin del ciclo de la vida.
Consideran que si el muerto es despedido con tristeza, su alma partirá triste. Por eso lo festejan, para que sepan lo mucho que lo querían y cuánto quieren que su alma sea feliz.
Pienso que quiero que me despidan en un asado, mientras cantan y se ríen. Lo único que lamentaría sería no poder estar en ese momento, pero estaría muy feliz porque la gente que me quiere está festejando la vida.
No hay que olvidarse que la muerte es sólo un paso más en el camino, y, a fin de cuentas, la vida es una sucesión de asados.

jueves, 24 de mayo de 2012

Llorar II

Me siento inmensamente triste. Llegó a la tarde, y la casa es un verdadero desastre. Su familia se peleó o algo así, todo está dado vueltas y él no sabe por dónde empezar. Mira al techo y suspira. Las lágrimas se agolpan en los ojos. Otra vez pasar por las mismas situaciones. Otra vez escuchar las mismas cosas. Otra vez las mismas discusiones. Otra vez.
Se encierra en la pieza y se acuesta. Ni pensar puedo. Pone las manos en la cara, y empieza a llorar.
¿Y ahora? ¿A dónde vamos a ir? ¿Qué será de nosotros? ¿Cómo vamos a arreglar este desastre? Y si se arregla, ¿qué va a pasar la próxima vez que nos peleemos?
Nadie está con el. Llora en soledad, no porque no quiera que lo miren, porque necesita sacarse el peso de encima, y necesita hacerlo solo. Qué inmensamente triste me siento.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Terminal II

A mis pies se echó un perro. No quiero ni escuchar música. ¿Dónde andará Maxi? ¿Y qué será de la chica más guapa de la ciudad? ¿Por qué me sentiré así? Agarro el celular, amago a escribirle un mensaje y… no.
Orgullo. Nunca soy orgulloso, o al menos trato. Ahora no me queda otra. La pienso, la veo. Recuerdo pasar por la terminal con ella, las despedidas obligadas.
La gente a mi alrededor cambia. Los que están sentados conmigo también. El perro sigue.
Pienso que nos la pasamos huyendo siempre de las mismas cosas. La vida nos hace repetir siempre las mismas historias, las mismas piedras, las mismas ideas, hasta que decidimos cambiar el rumbo. Hasta que decidimos hacer algo distinto.
Nunca es tarde… me digo. Y le escribo.
Hola! ¿Cómo estás? Pienso en vos, estés en donde estés.



martes, 22 de mayo de 2012

Hijos de Cusack

Hace tiempo que Juampi me dice "Estoy esperando una conversación de las nuestras", con mujeres, cervezas y canciones de por medio. De repente, le surge la genial idea: me parece que la voy a tener que escribir yo.


¿El día que lo vi por primera vez? Recuerdo que era de noche, cervezas perfumaban el aire, sonaban algunas viejas canciones, cosas normales de mi vida. De pronto un muchacho tocaba el bajo como cualquier mujer quisiera que la tocaran, un pequeño gigante con una forma de vestir poco vista, mezclaba colores sin sentido que parecian no importarle. Hablaba con la perfección de un poeta, como un Neruda, o aun mejor! Como un Garcia Marquez, al que se le notaban los 100 años de soledad... Era como un duende de la filosofia de barrio. 
Lo observe desde lejos por un tiempo, lo vi seguir los pasos de alguna chica guapa de la ciudad que quería a todos los hombres excepto a él... Costumbres femeninas que nunca voy a entender... Y me dije "Este muchacho es como yo, lamentablemente es como yo". Entonces decidí acercarme. 
Por un simple giro del destino, terminamos de vecinos en los mismos bares la vida, nos hemos muerto en el amanecer con las botellas pegadas en las manos, hablando de la mujer que no pudo ser, de la que si fue y de la que tal vez será; insultamos al viejo Bob por su perfección en las palabras, traicionamos a Lennon y McCartney, secamos pétalos de sal... El me observo asesinar un cigarrillo tras otro mientras cantabamos, y confesamos errores del pasado, los que dan vergüenza y los que son hermosos. Creamos nuestra propia religion, con varios dioses porque uno solo es aburrido, y nos llenamos el vaso mutuamente...
Lo adopte y me adopto, hemos arreglado corazones de los demás, pero los nuestros todavía están dando vuelta por ahi, los alquilamos a mujeres que no valen la pena, hermosas mujeres que no valen la pena! y ellas que no dieron a cambio? una lapicera! Por eso seguimos escribiendo y aunque sé que a él le gustaría ser Allen o Tarantino, la verdad es que somos hijos de Cusack: somos hermanos bastardos del eterno perdedor con estilo, y no hace falta decir más nada.

lunes, 21 de mayo de 2012

Terminal

Mi colectivo no sale hasta las 12:30. Miro el reloj, 11:10. Camino como loco, siempre silabando bajito. Miro los colectivos que llegan y se van. Entro a la terminal y encuentro un lugar para sentarme. Observo a los que pasan y me pongo un poquito mal.
Veo gente que labura, y otras que viajan por placer. Veo gente que llega y otras que se van. Artesanos, empresarios, músicos, mendigos, abogados, chicas lindas, tarados…
La melancolía siempre manda. Sobre todo a los que extrañamos. Mi casa, mis viejos, mis amigos, mis hermanos. Extrañar…

domingo, 20 de mayo de 2012

El arte de callar

Cuatro sordomudos llevan 20 minutos comunicándose por señas. Los miro mientras escribo en una libretita.
A mi alrededor pasan franceses, porteños, yanquis, brasileros, jujeños, cordobeses… Todos se comunican, pero ellos cuatro me sorprenden: no se interrumpen. Esperan a que el otro termine de expresar una idea, y recién ahí aportan. Es un arte aprender a callarse.

sábado, 19 de mayo de 2012

La muerte II

Era el perro más flaco que había visto en toda mi vida, apenas si podía sostenerse en sus patas traseras. Parecía golpeado, mas el asunto es que estaba enfermo. Lo vi a lo lejos y de sólo mirarlo supe que era.
Me clavo los ojos, y yo lo miré. A medida que me alejaba, miraba hacia atrás: seguía con los ojos clavados en mí.

viernes, 18 de mayo de 2012

Llorar

Sos de piedra, guacho, me dijo. Y yo, mientras duraba el abrazo, le dije que no siempre. La vida es hermosa, pero pega y fuerte. Quizás sí, mi vida podría haber sido distinta y yo lloraría más, mucho mas. Pero no, y tampoco eso es algo de lo que reniegue. Los hombres también podemos llorar, los hombres también lloramos, y pelotudo aquel que diga lo contrario.

jueves, 17 de mayo de 2012

Mudanzas

Cuando mi ciudad se volvió ciudad, el pueblo de mis abuelos emprendió la mudanza. La gente hizo las valijas, se subió al colectivo y se vino a donde aparecían las promesas de trabajo y una vida mejor.
Mudanzas eran las de antes, pienso mientras me cuentan la historia. Y es que antes no solo cargaban pertenencias y sueños y ganas… Antes hasta los ladrillos se llevaban, por si llegara a hacer falta a la hora de construir.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Grullas II

Vuelvo a casa. Todavía el corazón es una fiesta, a pesar de estar físicamente agotado. Con el papel de un chicle armo una grulla, mientras escucho música. Pienso en la gente que me traigo en este viaje de retorno y me abrazo a  las nuevas grullas de mi vida.

Grullas

Voy viajando, amanece y como ya no puedo dormir armo una grulla de papel. Hay mucha gente ahí, en estos pliegues. Hay mucha gente en mis grullas. Regalé varias ya, y seguirá siendo así.
A pesar de las muchas historias que andan dando vueltas, a mí me gusta una que cuenta que uno no le regala una grulla de papel a cualquiera. Regalar una grulla implica revelarle a la otra persona un aprecio inmenso. Uno le regala una grulla de papel a aquella persona por la que uno es capaz de velar día y noche para que esté bien.

martes, 15 de mayo de 2012

Rosario

Rosario es la ciudad más bonita que conozco. Siempre digo lo enamorado que estoy de ella. Es una chica divina, que se hace rogar todo el tiempo. Es una histérica de libro, es más de lo que cualquiera podría soportar. Pero igual, uno sigue.
Pienso que, en realidad, uno encuentra gente, cosas, historias, sueños… que lo reconcilian y enamoran con las ciudades.
Hace tiempo no paso por ahí, pero me muero por volver. Allá quedaron amigos, enemigos, amores, dolores y canciones. Allá quedó una parte de mí… Y eso es lo que más me motiva a seguir abrazándola…

lunes, 14 de mayo de 2012

Cruz del sur

Todavía hay canciones que me demuestran que algunas de mis heridas siguen abiertas y no se por que. Hay mucho ruido y recuerdo gente que deje en otras vidas... Tantas cosas no resueltas… ¿Quién nos indica cómo repartir la piedad?
Miro hacia arriba y encuentro mi cruz del sur. Brilla en la más profunda oscuridad. Esa cruz, pienso, siempre está, y me acompaña. Es la cruz que uno carga, pero es también luz.
Volvemos del viaje, me duele el cuerpo y no me siento nada bien porque el viaje va accidentado hace tiempo. Miro a mi derecha, veo mi cruz entre mil estrellas y sonrío.
Es casi un regalo.

domingo, 13 de mayo de 2012

El fogon

Miro el fogón que armamos hace unas horas. Arde alto, y brilla hermosamente. Alrededor, nosotros. El país. El pueblo. La vida. Los sueños.
Miro el fogón y descubro formas, suspiros, caras… Miro a mi alrededor y me siento acompañado.
En ese fuego llevamos dolores y recuerdos, amores y desengaños, penas y alegrías… Ese fuego que abrazamos todos, nuestro fuego, esta hermosamente vivo. Sonrío, y a mi alrededor sonríen muchos… El fuego tarde o temprano se apagara, pero nada apagará el recuerdo de haber compartido, alimentado y alimentarnos del mismo fuego…

sábado, 12 de mayo de 2012

Tierra Santa

A pesar de no ser santo del camino, hay lugares que para mi son tierra santa. Son esos lugares donde descubrí mil cosas y me reconcilie con otras. Donde cambié formas de hacer, ser y pensar, di primero pasos en algunas cosas y últimos en otras.
Esos lugares son especiales, porque allí encontré gente maravillosa. Son especiales porque allí encontré por qué la vida es hermosa. Creo hoy que volver a esos lugares es siempre una caricia al corazón, y eso es sencillamente hermoso.

viernes, 11 de mayo de 2012

Co-incidir

La coincidencia. Benditas coincidencias. Benditas casualidades. ¿Alguno cree en esas cosas?
La inmensa mayoría de las personas no se percata de la importancia que tienen esos encuentros casuales tan particulares que llamamos, a veces, coincidencias. Abrir los ojos a esas pequeñas coincidencias es abrir una puerta. Abrir esa puerta nos permite a nosotros caer en la cuenta que no todo es al azar.
La  verdad es que yo siempre dije que eran una herramienta del destino para cumplir lo que pretendía. A fin de cuentas, sólo su nombre nos lo indica. Co-incidencia. Dos o más situaciones aparentemente aisladas que se cruzan, que co-inciden y alteran algo. Influyen, causan un efecto sobre la misma cosa. Si no se hubieran cruzado, no se hubiese llegado a esos resultados.

jueves, 10 de mayo de 2012

El charco

-¿Y a voçé qué le anda pasando?
-Una pelotudez grande como una casa, que implicó pelearme con mis viejos. Igual ya se les pasa… Pero queda ahí, y la próxima vez que aparezca va a ser peor...
-Te entiendo
-Ese es mi drama. Vivo pensando en lo que va a pasar "a continuación"
-Ahh… Si si, suele pasar… Cuando las cosas no se solucionan de raíz después vuelve… A mi también me pasa…
-Qué se yo.
-Pero bueno, será problema de cuando aparezca, si ahora se les esta pasando habrá que seguir así y disfrutar de ese momento… Cuando vuelva se vera… digo, no se...
-¿Ves? Tenes razón. Lo q pasa es q yo soy un pelotudo.
-No no, es totalmente realista lo que pensás, y lógico que te moleste, porque los parches no duran mucho, ¿viste? Pero hay que tener ganas también de meterse en el lío de arreglar las cosas desde abajo… Es todo un tema…
-Mas cuando las cosas abajo ya no están bien de hace muuucho rato
-Y sí… se complica…

Caro es maravillosa. Le puedo contar lo que quiera, que se que tendrá el mayor cuidado y el mayor respeto posible. Nuestra historia quedará para otro relato. Ella sostiene que tengo que aprovechar más mis capacidades analíticas. Yo sostengo que ella va a ser una genial psicóloga.
Quizá por eso no tengo problemas en contarle cosas, y ahora pienso en que quizá por eso ella tampoco tiene problemas en contarme a mí. Es bueno tener gente a la cual confiarle cosas, porque si no se acumulan en el fondo, y cuando aparecen uno no quiere estar cerca de nadie.
La memoria es como un gran pozo, sobre el que cae el agua. Al principio es un charco, y al pasar la vida se vuelve un gigantesco lago.
En la superficie, todo parece estar quieto. Cada tanto podemos acercarnos a ver nuestro reflejo en el lago, y apreciamos toda esa quietud. Puede que cada tanto un pensamiento o un impulso haga sacudir un poco la calma, pero es raro.
Pero en lo más profundo, por debajo, justo en el fondo, es posible que haya algo acechando. Algo que ocurrió mucho tiempo atrás, algo que ahora está podrido y hediondo y que contrasta con la superficie quieta del charco.
A veces una burbuja se eleva, desde el fondo, y explota alterando la calma. Esa burbuja lleva el olor hediondo de ese algo podrido, y cuando sucede algo así, no quiere uno que otra persona este demasiado cerca, por si acaso lo huele también.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Sobre la chica mas guapa de la ciudad III

Sabado, ¿03 am quizá? 5 años después de nuestro primer encuentro (más o menos).

El reencuentro. La vida es loca.
La ví a lo lejos, me hice el pelotudo. Me vino a buscar. Le sonreí, y en mi sonrisa sonreía todo el mundo, para qué mentirles. El abrazo más dulce. Los sueños más perfectos, intactos.
Brindamos, juntos, casi como perdonándonos no habernos llamado en estos meses. “Las cosas no cambiaron tanto” le dije y me dije. Sonrió. Joder, esa sonrisa va a ser mi perdición.
Sé que hay muchas formas de ver esto, y capaz la más cuerda es que todo es una locura.
Me quedé en silencio. Mamihlapinatapai. Agarro su mano, y no me quiero ir a ningún lado. En su muñeca todavía lleva la pulsera que le regalé para alguna navidad.
¡Pero qué linda la vida che! ¡Qué alegría tu vida y la mía! Me fui a dormir, y todavía tengo en mi camisa su perfume. Cierro los ojos y la veo. “Nunca te dije, pero yo siempre llevo un poquito de vos a donde quiera que voy…”

martes, 8 de mayo de 2012

El precio de la felicidad

-No quiero sufrir.
-No quiero que me pase lo mismo.
-No quiero que me vuelvan a romper el corazón.

Elegí esas tres, porque son las tres frases que más escuché. Pienso.
Si no esperas nada pasan dos cosas: prácticamente no te decepcionas, pero tampoco te arriesgas. Por lo tanto, no te das contra algunas paredes, pero tampoco vas a ser feliz...

lunes, 7 de mayo de 2012

Damian

Hay voces que siendo ajenas son una caricia para el alma. Eso es algo maravilloso que tiene la vida, que, por cierto, es muy loca.
Fernet en mano, Damián y yo charlamos de nuestra vida estos últimos años. Nos sorprendemos de lo mucho que cambiamos, y de lo mucho que no cambiamos.
Le cuento de un libro que leí, que plantea que nunca podremos saber si las decisiones tomadas son las correctas, porque la vida acontece sólo una vez, y por lo tanto no se puede comparar con nada.
Me mira fijo. Sonríe.
-¡La vida es hoy, aquí, ahora! Corre tras tus sueños y lucha por ellos, ¡pero no te olvides que en el camino tenes que disfrutar la vida!
Tras esas palabras, levanto mi vaso. Un brindis por tanta vida compartida.

domingo, 6 de mayo de 2012

Estructuras

Todos nos armamos estructuras. A todos nos imponen estructuras. Todos las necesitamos. Para movernos, para pensar, para hacer. El asunto es cuando uno tiene estructuras muy viejas y se le presentan problemas muy nuevos. Ahí es cuando uno entra en crisis. Y, se sabe, toda crisis se resuelve con una revolución.
Yo desconfío mucho de las estructuras, sobre todo de las que aparecen sin mi participación. Suelen significar que esta ocurriendo algo de lo que uno no sabe absolutamente nada. Por eso estoy todo el tiempo discutiendo con los estructurados, aunque yo también sea uno de ellos. Si queremos cambiar algo, hay que empezar desde adentro.

sábado, 5 de mayo de 2012

Ella II

Quizá la primera vez que nos vimos pasó desapercibida. Quizá la última vez que la ví había pasado mucho tiempo. Uno siempre está de paso, pero también puede pedir una tregua y quedarse un rato más.
Nunca la llegué a conocer lo suficiente, no te voy a mentir. De repente, es como si no la hubiera conocido. Su nombre, su cara, y algunas cosas.
En la otra bandeja de la balanza, conocí todo. Su ideología, sus gustos, algún sueño… ¿Cómo medís una cosa contra la otra?
Ella se fue, claro está. Nunca más la volví a ver, y debo reconocer que me encantaría verla. Por lo menos para preguntarle qué habrá sido de su vida.

viernes, 4 de mayo de 2012

Amar - Temer - Partir


Siempre me pregunté por qué carajo se usaban esos verbos como “modelos”. ¿Que sería un modelo? ¿Modelo para conjugar? ¿Cómo es eso de conjugar? No estas jugando con. Es un embole. No se deberían conjugar verbos como “amar” en soledad, se tendrían que conjugar de a dos, o mas.
Amar, temer partir.
Partir, temer amar.
Temer, amar partir.
Amar nos hace tenerle miedo a la partida.
Amar hace que temamos, y eso nos hace partir.
Amar vence nuestros temores, y por eso no partimos.
Partimos por amor, no por temor.
Partir, a lo mejor, es no irse nunca.
A lo mejor partir es repartir.
Partir es ser generoso, compartir.
El temor es un mecanismo de defensa: tememos perder lo que amamos.
El amor no es para cobardes: los amores cobardes no llegan ni a amores ni a historias, se quedan ahí.*
Amar, temer, partir.



*Gracias Silvio!

jueves, 3 de mayo de 2012

Emi II

-No sé qué quiero.
-Tenes que dejar de hacerte tanto drama.
-Tenes razón, terminaría de volverme loco si intentara atar todos los cabos sueltos de mi vida. Ya tengo demasiado con los que sé a dónde van.
-Y sí. Lo que pasa es que vos vivís preocupándote mucho.
-Cuando uno no sabe lo que quiere, se aferra a todo, pensando que como es nuevo quizá hasta sea mejor.
-¿Ves? ¿Por qué no mejor te pones a pensar en qué carajo querés?
-Es que… No se. No se que quiero.
-Y si no lo encontrás, vas a estar siempre así.
-Si… Lo que pasa…
-Lo que pasa es que te vivis quejando.
-Ya se, soy un pelotudo.
-Deja de quejarte un poco y vas a ver!
-Realmente. Y todo el mundo se merece un final feliz. Incluso yo.
Me sonrió con esa sonrisa de él. Con una palmada en la espalda me despidió.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Niñez

Miro a mis hermanos y recuerdo cuando eran niños. Cuando tenían dos, tres, cuatro años. Pienso en un libro que leí hace tiempo, donde el protagonista hablaba de la niñez, y descubro que tiene razón.
Mírenme a mí, por ejemplo. Hago cosas que probablemente todavía no tengo muy claras. Pero antes de todo eso, de hablar como hablo, de pensar como pienso, de sufrir mis cicatrices, yo también fui un niño. Difícil de creer, pero cierto.
¿Recuerdan cómo era ser niño? Me temo que no. Quizá creemos que sí, pero en verdad nadie puede. Lo único que recordamos son esos fragmentos que nos trajeron hasta donde estamos ahora. Esas veces que nos sentimos vivos, fotos fijas de días especiales y de impresiones casuales, que forman parte de uno mismo y son una construcción nuestra. Pero no podemos recordar lo demás.
Nadie puede recordar cómo era ser niño cuando eso era lo único que sabíamos. Cómo es ser estúpidamente feliz, cuando la felicidad no era algo a buscar sino que ella te encontraba a vos. Cómo un objeto se vuelve un talismán que necesitamos tener cerca. Despertarse de una pesadilla y sentir que el mundo era cada vez más chico y nada podía salvarnos. Cómo se sentía echarse a correr simplemente para sentir la energía que teníamos. No podemos recordar cómo era ser niño, y no otra cosa más que ser niño.

martes, 1 de mayo de 2012

La muerte

Yo cruzaba la esquina y se apareció. Literalmente, no venía nadie, y cuando me dí vuelta apareció. La primera vez que vi a la muerte tenía, paradójicamente, la forma de una mujer.
Andaba en una bicicleta maltrecha, y su aspecto era, justamente, deplorable. Cuando yo la vi clavó los pies en el suelo, frenando, y me miró un segundo que fue eterno.
-Ojo
Eso solamente me dijo, casi lo escupió con una ira claramente visible. Seguí camino, y sentía su mirada clavada en mi nuca. Ella avanzó y yo seguí pensando en qué habrá querido decir esa mujer en bicicleta.

lunes, 30 de abril de 2012

Emi

Mi mejor amigo. Mi hermano. Sabe de mi vida más cosas de las que yo sé. Nuestras conversaciones suelen arrancar delirantes, y terminar peores.
-Liberando el espíritu uno ve la verdadera forma de las cosas.
-Vos porque sos un optimista.
-Es que siempre hay una forma para que todo salga bien.
-¿De verdad?
-Sí… Me guste o no, ese es uno de los motivos por el que yo estoy en el mundo.
-Un héroe nunca elige su destino, es el destino quien elige al héroe…
-Estas a full con las pelis.
-Esa la vimos juntos.
-Me acuerdo che. Estoy viejo, pero me acuerdo.
Se ríe, y les aseguro que hay pocas risas tan reconfortantes.

domingo, 29 de abril de 2012

Dibujitos

-No importa lo que suceda en este mundo, nada es sorprendente o ilógico. Gente importante muere por cosas sin importancia. Si anhelan ser lo mejor, pueden sencillamente fracasar. Por otro lado, la vida y la muerte, pueden ser felicidad pura. ¿No encuentran eso absurdo? Como si tuviéramos tiempo para preocuparnos por cada detalle en esta vida. Al final, nada importa.
-Quiero crear un mundo cómodo donde puedan vivir todos, pero no quiero peleas sin sentido, no quiero peleas que lastimen...

Yo era chico, no tan chico, pero chico al fin. Veía mucha televisión, porque había poco que hacer en ese momento.
Entre tantos dibujitos, un día apareció un diálogo así, y por suerte lo reencontré años más tarde. No todos los dibujitos que veía cuando era chico eran simplemente dibujitos. Muchos, también, eran formas de pensar, de pararse a ver la realidad, atrás de unos cuantos garabatos.
Cuando me encontré con esto, me quedé anonadado.

sábado, 28 de abril de 2012

Ella

¿Han visto, siquiera, a una chica tan linda? Toda su familia es hermosa, pero ella es especialmente bella. Además de comprender el arte como ninguna y de disfrutar del cine, se nota claramente su postura frente a la vida. Eso, más que nada, me interesa.
¿Alguna vez se han enamorado de una familia? A mí me paso dos veces ya. Es difícil de explicar, pero es como si todo en el paquete te gustara. Todo te cae bien. Quizá por eso todavía pienso tanto en ella.
Fue una noche, tras cenar con dos amigas mías, que me descubrí mirándola. Hablábamos de cualquier cosa, pero ella estaba ahí, como abstraída… Y me perdió. Vaya uno a saber por qué, me perdió. Sonríe con inseguridad, habla pausadamente, y te transmite una paz interior asombrosa. Capaz hasta es más linda que la chica más guapa de la ciudad.

viernes, 27 de abril de 2012

Consejos

Cuando das un consejo, te haces dueño de una responsabilidad gigante. ¿Lo pensaste alguna vez?
Más de una vez me han dicho que sirvo para eso. Eso es porque siempre aclaro que yo no soy dueño de ninguna verdad, y que cada uno tiene que decidir qué hacer y cómo.
Por suerte yo recibo muchos consejos. De todos lados, de distintas personas, de distintas ideas. Puede haber un consejo en una canción o en una pared, en un libro o en un grito.
Ahora que lo pienso, me dan ganas de regalarte un consejo. Vaya uno a saber, por ahí hasta te sirve. Te regalo los dos más hermosos que me encontré… Son los dos más hermosos que me regalaron, y son los dos que ahora te regalo a vos:
Sé feliz y no te pierdas.

Plumas profusas


-Che hermano, te paso algo que escribí. Yo sé que a vos la gente te lee y que sos un tipo de pluma profusa, pero fijate si te parece ponerlo en tu blog, si no es una mezcla entre Oscar Wilde, Hesse, y Kafka, con una sobredosis de shots de pasto.


Había una vez un hermoso pájaro. Adoraba el color de los juncos, el olor del río en primavera, los colores y formas de otros pájaros. Enamorado del abigarrado paisaje, el viento lo acariciaba al vuelo, y el pájaro, junto con otros seres alados, le cantaba loas al alba. 
El paraíso. Pero este paisaje no resultó ser tan placentero como parecía. Otros pájaros hubo en su camino, y la experiencia fue tan dura que royó su cuerpo.
De a poco, ese mundo tan ameno fue perdiendo sus colores. Gris. Un gris infinito. El mismo fantasma detrás de cada par de ojos. 
De a poco desaprendió a volar (que tanto le había costado), la piel se le empezó a surcar, se volvió pétrea, rígida, granítica. Se apalabro de rencores pasados. Guerreaba con los jirones de su cuerpo para protegerse la acechante mirada. No canto más loas al gris alba, no se dejó acariciar más por el viento.
La petrificación continuó su natural proceso, y el pájaro pasó a ser un accidente más del gris paisaje. 


------------------------------------------------------------------------------------


Dirán algunos que soy pesimista al decir que la gente no cambia. Creo que hay una esencia, un algo complejo que nos identifica, que tiene sus claros y oscuros, y que no cambia. Un árbol puede cambiar su forma, perder sus hojas, pero siempre va a tener raíces y tronco Lo que si cambia es cómo (des)aprendemos a observar nuestro entorno. No se vuelvan grises.

jueves, 26 de abril de 2012

Sobre la chica mas guapa de la ciudad II

Muchos preguntan todavía quién es. No es nadie, y es muchas. Esta ahí, a la vuelta de la esquina, y allá, a 5000 kms de acá. No te la puedo describir, pero es la más hermosa de todas las chicas que vas a ver.
Capaz alguna vez te la cruzaste en la calle, en el bar, en una plaza, en la cama, y no te diste cuenta. Sería raro, pero puede ser.
Le escribí mil canciones, ella no sabe de ninguna. Algún día se las presentaré. En realidad, ya se las presenté a algunas, pero ella no sabe que son para ella. Alguna vez se lo quise decir, pero no encontré palabras, ni razones. Ahora creo que me sobran. ¡Qué pelotudo! ¡Cómo no haberlo hecho antes!

miércoles, 25 de abril de 2012

Confia!

Salgamos a caminar un rato, ¿te parece? O si no vayamos a tomar un café. O un té. O unos mates. O lo que quieras... Y sí, estoy a diez mi, viste como es... Estudio, responsabilidades, horarios... Ahhh ¿no te conté que también me hago el cantante? Jaja... Qué cosa seria... Y vos también, con tus cosas, con tu vida... No es fácil...
Riámonos, dale. De mí, de vos, de todo. Pongámonos a ver un poquito las cosas que hicimos antes, y tomémoslas con calma... ¿Pero qué onda? ¿Por qué estamos hablando de esto? No... No me molesta che... Es solo que me llama la atención... Deben ser los años, o algo así jajaj...
¿Y si vemos una peli? Dale, total, es un rato, ¡como para hacer algo distinto! ¿Que te parece esta? Esta en gallego, ¿eh? Si, un bajón... Pero dale, que por ahí hasta le encontramos algo lindo. Qué se yo... Uno nunca sabe... Siempre hay que intentar para saber... Y sí, ¡hay que ser aguerridos che! Y sí, si no nos hacemos los aguerridos no tiene gracia... Imagínate... Arriesgarse... Esa maravillosa experiencia de dejarse sorprender... ¿No te expliqué todavía que hoy empiezan los días que van a venir? Bueno, tenelo en cuenta...
Al final, lo que queda es abrazarse, confiar en el otro, amar y dejarse amar en medio de la balacera que es la vida.
Vení, te toco un tema... No, mío no... Bueno, después alguno mío, ahora uno de Fito. ¡Dale! Es maravilloso poder redescubrir canciones... Es fantástico poder volver a interpretar desde otras veredas las letras y las músicas...
Hmmm... Fijate lo que dice este tema. ¡Es maravilloso! ¡Y se adapta justo a lo que venimos hablando! Claro, porque se trata de darse cuenta de las cosas importantes... No no, no quiere cambiar lo que vivió. Habla de aprender de lo vivido, de sobrellevar las cosas de la vida con calma, que las cosas al final van a su lugar, hay que darle un poco de tiempo nomás... Y a veces es mejor quedarse tranqui en un lugar, porque si no, es para hacer desastre... ¡Date cuenta que yo no quiero hacerte daño! ¡Solo quiero acompañarte para que dejes de sufrir por pavadas! Lo que pasó, ¡está bien así! Quizá estuvo bien que no se dieran las cosas que queríamos. No, no es de resignados jaja. Es porque siempre se puede tomar un nuevo comienzo. Tabula Rasa. Claro... como "borron y cuenta nueva", algo asi... ¿No me venís prestando atención a lo que te digo? Bueno deja... Todo puede terminar en catástrofe... ¡Hasta un simple juego de cartas! Pero también puede terminar re bien... Sólo se trata de caminar... De darse una oportunidad para que este sea realmente un gran día... Y sí, ¡siempre hay que seguir adelante che! Posta, ¿me estás prestando atención? En pocas palabras, tenés que saber que el mejor momento aún no vino, ¡está por llegar! ¡Si no confiás, no vas a ser feliz! ¡Con toda mi alma, con toda tu alma, CONFIÁ!!!

martes, 24 de abril de 2012

¡Todos a sus puestos!

Y aunque lo lindo a veces dura poco, y no encontremos razón, tenemos que agarrar fuerza, abrazarnos a nuestras convicciones y decir "¡Todos a la línea de fuego!"
Porque la melancolía vuelve siempre, y siempre es cuando menos lo esperamos... Nos angustia y nos llena de preocupaciones, haciendo que nos olvidemos que la clave está en ocuparse. Aprovechemos esos días raros donde no nos duelen algunas cosas y volvamos a remar, a soñar, a creer, a confiar, a amar... ¡Y a apostar por la vida, dejando que la pena cante a oídos sordos!
Después de tantas cosas malas, llega un momento en que todos nos hacemos esa pregunta. ¿Para qué seguir? ¿Qué me motiva  a mí a seguir este camino? ¿Cuál es el sentido en seguir peleando por esto? Y también sucede que a veces son los de afuera los que nos cuestionan todo esto.
Todos en algún momento caemos en la cuenta de que solamente se trata de caminar, pero no por eso significa que es todo rutina. Sino que se trata de descubrir la maravilla de hacer el camino, de ir ensayando sobre la marcha las cosas para formarnos, recorriendo ese extraño camino que, afortunadamente, no está marcado, y que nos lleva y nos trae en esta vida por diversas situaciones.
En ese extraño limbo en que nos movemos, en ese mambo tan difícil de llevar a veces, es cuando nos encontramos con gente que nos acompaña en el camino, que nos dá la posibilidad de compartir y abrazar la vida de una forma diferente. Y así vamos compartiendo la vida, y se van encendiendo los corazones.
Pero tenemos que saber que estamos aquí para dejar una señal, para jugarnos toda la vida por ese sueño que elegimos, y que hoy tenemos la libertad para poder caminar y desangrarnos para lograr esa felicidad.
Que al final, ese objetivo nos va llenar el alma y nos va a mostrar que no todo estaba perdido, que siempre hay que seguir, que somos militantes de la vida y que no vamos a dejar que nos aplasten, que nos roben los colores, la alegría, los recuerdos, los anhelos, la gente y nuestra canción, que es la que viene de nuestra alma y la que oficia de herramienta, de idea, de idioma, de arma y de identidad...
Y cuando se enciende un corazón con ese fuego del alma, tenemos esa claridad preciosa que nos hace ver que todo tiene un sentido, aunque no lo comprendamos, aunque no lo podamos explicar, y que todo eso nos llena de alegría y nos permite comprender que, el tiempo, al final, nos hace diferenciar lo que valió de lo que no valió la pena...

lunes, 23 de abril de 2012

Sucede que a veces...

Sucede que a veces... la vida nos deja por el piso, el amor se pone denso y nos complica la existencia, la luz del presente nos hace mal y preferimos quedarnos en las penumbras del pasado...
Sucede que a veces... caemos en la cuenta que nuestro corazón no puede hacer borrón y cuenta nueva, que las cosas pasan y que hay que pelearla, que todo lo que antes esquivábamos ya no nos resulta tan fácil de evadir...
Sucede que a veces... sentimos que todo este frío nos apunta y se prepara a destruirnos en cualquier momento, que no nos gusta lo que vemos en el espejo y que ya ni siquiera queremos escucharnos...
Pero a veces sucede que, sin siquiera tener idea de donde, cuando o por qué, alguien o algo aparece para salvarnos del naufragio... Por que si, seamos realistas, el barco mas de una vez se nos hunde... Pero a pesar de eso se puede seguir remando... Y no siempre hay certeza, pero si hay oportunidad... Y depende en gran parte de nosotros poder animarnos a correr el riesgo de aprovechar esa oportunidad para la revolución, esa posibilidad de hacer algo diferente y de salvarnos...

domingo, 22 de abril de 2012

Nuevo

Y uno se cuestiona... ¿Qué es eso de sentirse nuevo? Bueno, en lo personal, renovarse gira en torno a poder redescubrirse para encaminar la vida con otra mirada, otras energias y otros proyectos. Sabiendo que un paso al costado también es un paso, y que a veces hay que darse cuenta que seguir sobre los mismos errores es una completa pérdida de tiempo.
Arriesgarse al cambio, a la experiencia de saber respirar es toda una hazaña y que vale la pena vivir. Que hay que jugarse por los sueños, que el mejor momento aún no vino.
Que podemos reirnos y dejarnos mover por el viento, que no podemos vivir esperando a los tiempos de caos y que toda crisis se resuelve con una revolucion.
A veces el progreso llega tarde, lo importantes es sacarse de arriba de la cruz todo lo que esta de mas: es un viaje largo, llevar cosas de mas, nos va a hacer mucho mal.
Reencontrate con tus grupos, con tus buenas estrellas, llenate de aire los pulmones y deci que si, a veces es muy necesario dejar de ser tan negativos.
Todo esto permite despertarse completamente nuevo. Y con ganas y energias renovadas, la propuesta es apostar a los cambios. Yo, por lo menos, lo veo asi. Y hoy, propongo un brindis por el cambio.


sábado, 21 de abril de 2012

Nuevo dia

Un tema de conversación muy recurrente para mi es la sinceridad. La honestidad no es una virtud, es una obligación. Gracias a ella, tengo excelentes vínculos, y eso es algo importante. Pero no todo el mundo está preparado para que le seas sincero, y hay mucha gente que prefiere vivir engañada, prefiere vivir creyendo lo que otros quieren que creas.
Es por eso que cuando me paso mucho tiempo en un mismo lugar busco retomar el camino. Si hay algo que quiero, dejo de perder mi tiempo y empiezo a luchar por eso. Y sí, constantemente me encuentro con gente que me dice que sueño cosas muy grandes... En realidad, estas ciudades son muy chicas, porque la gente no quiere soñar.
Recibo los golpes siempre, y me levanto porque soy un guerrero y todavía respiro. Y me dicen que vuelo muy alto... Entonces, acostúmbrense a mirar para arriba.
¿Por qué? Porque se vienen días nuevos. Mostremos nuestra esencia, seamos reales! Soñemos, luchemos, vivamos, amemos, maduremos, animémonos a la aventura del yo, de ser uno mismo!!! Dejemos de aparentar, de ser lo que no somos para comprar gente, seamos auténticos y así vamos a poder vivir en claridad! No hay peor ciego que el que no quiere ver, abramos los ojos, vayamos hacia los sueños sin miedo, y aprovechemos la oportunidad para animarnos a ser felices!!! Seamos el cambio que queremos ver en el mundo, si queremos honestidad, seamos honestos!!!
Sueña, mándame una señal, vuelve el reloj, dame algo de tiempo, necesito salir! Y hacerme un nuevo nombre, abramos nuestros ojos al nuevo día! Es un nuevo día!

viernes, 20 de abril de 2012

¡Grita!

Gritar funciona para muchas cosas, pero excesivamente genera incluso los opuestos... Por ejemplo, es una forma de llamar la atención, y distrae... Es una herramienta para comunicarse, e incomunica... Ayuda a liberarse, y genera tensiones...
A veces sucede que compramos humo... Comprar humo es, básicamente, agarrar algo que no es. Hay humos espesos, y humos dulces, hay humos de colores, y humos livianos... Todos esos humos existen porque nosotros dejamos que existan. Si nos propusiéramos gritarles a los que nos venden humo, que nosotros no queremos esa mugre, lo mas probable es que el sistema cambie.
Pero claro, gritar implica romper esa estructura que nos armamos (o que nos armaron y nosotros creemos que fue idea nuestra) y mostrarnos exactamente tal cual somos. Y eso, no a todos les cuadra. La honestidad esta bastante poco compartida en nuestros tiempos...
¿Y por qué no nos animamos a ser honestos, auténticos? ¿Por qué sigue siendo más cómodo meterse en el humo? ¿Por qué no nos sacamos la careta y nos decimos la verdad? ¿Por qué no dejamos de comprar y vender humo, y hablamos con el corazón? ¿Por qué no gritamos todas esas verdades que llevamos dentro? ¿Por qué no escuchamos esos gritos que llevan nuestros sueños? ¿Por qué no compartimos lo que hay en el corazón?
Me pregunto y se lo pregunto, lo pregunto y lo comparto... Y escucho sus gritos... Que son los míos y son los de muchos otros...

jueves, 19 de abril de 2012

¿Sera que la cancion llego hasta el sol?

Y ahí nos encontramos frente a cosas que aparecen de la nada, que nos sacuden sin sentido... Y nosotros perdemos nuestro tiempo tratando de encontrarles explicaciones, solamente para no aceptar que llegaron y que hay que seguir para adelante.
Porque al final todo se acomoda donde tiene que ir, y la tristeza se vá y todo se convierte en armonía...
Y después nos encontramos con gente que se enfrenta a la colina, otros que se encierran en sus ideas, y una brisa nos lleva a otro tiempo, nos arrastra para cualquier lugar... Pero es solo algo pasajero que tenemos que tomar con calma, darle tiempo a que cumpla su ciclo y poder crecer... Porque, a fin de cuentas, ¡no hay ningún momento que se pueda comparar al amor! Y es así... No hay vuelta que darle... Será que mi canción llegó hasta el sol...

miércoles, 18 de abril de 2012

Principio de incertidumbre

En 1927 el matemático Heisenberg ideó el principio de incertidumbre. Venia a decir que nada se puede predecir con exactitud, siempre queda un margen de incertidumbre en el conocimiento humano.
A lo largo de nuestra vida nos vamos estancando en tantas cosas, en tantas situaciones tan bravas que no nos dejan crecer, no nos dejan mover, no nos dejan seguir adelante... Y finalmente todos necesitamos encontrar un nuevo kilómetro 0 a nuestra vida, una nueva oportunidad de empezar de vuelta todo, para poder seguir adelante aprendiendo de lo que vivimos...
Ya estuvo bien de llorar, ya fue suficiente el tiempo perdido en lamentar las mismas heridas, ya nos cansamos de seguir golpeándonos con las mismas paredes... ¡Recordá que soñar es peligroso y respirar toda una hazaña! Necesitamos cambiar el aire, necesitamos volver a ver el sol, necesitamos poder sentir que se puede ser feliz y que hoy también nos puede tocar a nosotros, que es todo una cuestión de actitud... ¡Y pobre de aquel que nos quiera hacer creer que la historia se termina!
Y aunque suene tan difícil, en realidad, todo es posible. Hoy comienzan los días que están por venir, y a eso no hay con que darle. Y puede que sigan siendo días terribles y grises, sí... Pero puede que no. Puede todo cambie. Que los días que tienen que venir sean ventanas a la esperanza, a pesar de todo lo que nos haya pasado. ¡Este puede ser un buen comienzo! ¡Este puede ser un buen principio! Un principio de incertidumbre...

martes, 17 de abril de 2012

Si pudieras volver el tiempo atras...

¿Harías lo mismo?
En el 2001 apareció el video, con la canción. No le presté la atención suficiente, lo reconozco. Hoy, caminando la pequeña teoría sobre el fin de la razón, pensando siempre más y más, lo reencuentro.
Entonces me hice la inevitable pregunta que encabezaba el video... Si pudieras volver el tiempo atrás, ¿harías lo mismo?
El destino nos reparte las cartas, pero somos nosotros los que jugamos. Yo tengo tantos hermanos que no los puedo contar decía Yupanqui... Y uno de esos hermanos hace poco me preguntó: Si vos armás algo terrible, algo hermoso, algo genial, lo mejor de tu vida... Y después sucede algo que hace que eso se desarme y tengas que empezar todo desde cero... ¿Imitarías la primer construcción?
Mi respuesta, claro, fue que no. Si intentara imitarla, nunca sería igual, y no cumpliría las funciones, porque lo que fue no es lo que tiene que ser... El pasado es real y el futuro es libertad... Si hay que armar algo desde cero, que así sea... Y ahí llegué a una conclusión muy distinta a la que siempre planteé...
Porque siempre dije que si habría que volver el tiempo atrás, uno tendría que hacer lo mismo, para estar hoy donde está... Pero hoy, veo que no... Veo que si hay que volver el tiempo atrás, entonces es porque algo dejamos atrás sin resolver, algo hecho que debería ser distinto, para que el futuro sea lo que se supone que debe ser...
Y, entonces, hoy decido que si pudiera volver el tiempo atrás, por supuesto no haría lo mismo... Porque nunca podría hacer lo mismo, porque si volví hasta atrás debía ser así, y el futuro debía cambiar en algún factor... Porque los sueños siempre nos dan lo que la vida no siempre puede darnos...
Y para soñar el futuro, hay que agarrar el pasado y el presente... Y si el presente implica emparchar ese pasado, arreglarlo, para poder abrazarlo y soñar a futuro, que así sea. Porque, se sabe, que el pasado no debe servir de sofá, sino de trampolín, por lo que siempre hay que proyectarse desde el pasado hacia el futuro... Y si volviéramos al pasado, no sería a quedarnos ahí, sería a reencontrarnos con cosas, reformular otras, y soñarse...

Canciones

Las canciones nos despiertan cosas a todos. ¿Se dieron cuenta de cuánto cambia la vida con música? La vida tiene errores que sólo el arte puede corregir. A mí, en lo personal, hoy me despertó ganas de escribir. Me senté, con un cuadernillo viejo lleno de anotaciones y garabatos, y a medida que iba escuchando, iba anotando ideas.
Fue cuestión de regalarme unos minutos más, y ya tenía una serie de planteos, ideas, mensajes… En fin, mil cosas escritas en borradores.
Las releí, las repensé, y decidí que también estaba bueno compartir eso. Porque la música es la reina madre, que convoca a todos los corazones y los sacude.

lunes, 16 de abril de 2012

Meli

-Tengo muchos planes y poco tiempo. Me tome cuatro días para no hacer nada… Descansar nomás.
-Que lindo, viene de 10 a veces hacer eso!!
-Ejjeje sisis, así es! Y no se q mas contarte!
-No saliste por acá??
-Estuve dando vueltas, pero nada mas.
-Ahh mira vos… Nunca me escribiste para vernos (igual no estaba) jajajaja
-Sabia que no estabas!!!!!
-Jajajaa, como sabias???? Si yo te dije que capaz venia.
-Me dijiste que estabas con tu familia, yo dije "Esta chica seguro se queda alla"
-Jajajajaa. Mi novio no me dejo venir, mi idea era venirme mucho antes
-Ay muchacha muchacha… vos y tu novio!
-Jajajja
-Te cuento que estoy pensando en escribir un libro… Seria un robo, claro.
-Claroooo. Genial!!!
-Capítulos cortos, uno atrás del otro, sin relación y con mucha relación a su vez. Delirantes. Estoy pensando, y me parece q lo voy a hacer. Corto, nada de libros interminables. Que se yo, 50 paginas, 70.
-Claro, buenísimo!!! No aburren y a la vez están nutridos de muchas enseñanzas!!! Genial! Como lo llamarías??
-Ajaja capaz... no se, capaz se tendría que llamar "Yo, el pelotudo" jajaja
-Naaaa jajajajaj
-Jajaja venderia millones!
-Jajajaja
-Te lo voy a pasar para que lo corrijas
-Jajajaja después te lo robo y lo publico! jajajaja
-Malvada!
-Yo lo corrijo, pero entonces quiero una dedicación especial en el libro jajaja
-Ajajaja. No se, voy a tener que pensarlo
-Escribilo!!! Seguro tenes muchas ideas en mente!!!

Meli. La gota que rebalsó el vaso y me hizo empezar a darle forma al delirio. Es una chica preciosa, que anda todo el tiempo con muchas cosas en su vida, pero no por eso se olvida de vivir.
Yo me animo a acompañarla, a recordarle que tiene que jugársela por lo que quiere y que no hay que estancarse. Siempre nos causa gracia nuestra relación, porque nos conocemos hace años pero hace meses que nos hablamos.
Ella siempre dice que siempre hago de psicólogo de todo el mundo, y seguro tengo mil quilombos. Tiene razón, le digo yo, pero también le cuento que siento que una de las cosas por las que vine al mundo es para acompañar, escuchar y animar.
De todas formas, entre tanta charla, me invitó a escribir. Y así comenzó.

domingo, 15 de abril de 2012

Caricias al corazon

Dani me regaló un lápiz, una remera de Jujuy, y al poco tiempo me hizo llegar la foto de la pared de la nota anterior. Todo tras, apenas, ocho días de convivencia. Quizá es por eso que me emociona tanto al recordar.
De Chaco me regalaron un collar que llevo conmigo a todos lados, y algunos abrazos y silencios que valen mucho más que cien millones de palabras. Jose me presto un libro muy bueno que le tengo que devolver, y Damian ayer me hizo llegar otro que ya me despierta curiosidad.
De San Rafael me dieron unas miradas verdaderamente profundas, palabras sinceras y risas contagiosas.
Si tuviera que ponerme a pensar en todas las cosas que me traje de tantos lados, creo que no podría terminar de escribir nunca.
Hay muchas, muchísimas cosas que son una caricia al corazón. Nos emocionan, nos llegan imprevistas, nos sacuden, nos asombran y nos abrazan hermosamente.
Suena “El amor nos hace bien”, y el pecho se me ensancha.

sábado, 14 de abril de 2012

La costumbre

Estamos acostumbrados a acostumbrarnos. Somos animales de costumbres, porque nos tienen acostumbrados a eso. No me refiero a las costumbres pequeñas, simplonas. Me refiero a costumbres grandes, que nos hacen creer que son algo “de todos los días”.
Acostumbrarse a comer mierda de los medios. Acostumbrarse a no elegir lo que queremos. Acostumbrarse a sentir tal cosa. Acostumbrarse es una pelotudez. Y nos pasa a todos.
Hay una pared en algún lugar del mundo que reza: ¿Estas viviendo tu sueño? Desde el momento en que nos dejamos de hacer esa pregunta, es que nos acostumbramos.
Y un día vamos a despertamos y descubrir que vivimos una vida sometidos, acostumbrados, sobreviviendo, aparentando que vivimos, y hasta ahí nomás. Entonces, ¿qué vamos a hacer?

viernes, 13 de abril de 2012

La libertad

Voy viajando con otras cuarenta personas, preadolescentes en su mayoría. Como todos van tranquilos y cada uno en la suya, me pongo los auriculares y empiezo a escuchar el disco Naturaleza Sangre. Me transporta, y me pongo a cantar y a mover la cabeza como si fuera el propio Fito atrás del piano.
En un momento dado, me doy vuelta. Varios pibes, no tan pibes, me están mirando y se ríen. Me saco los auriculares, y les sonrío.
-Era increíble verte, parecías en otro planeta.
-Estaba en otro planeta-les digo riéndome-Y no estoy loco. Bueno, sí.
Cuando dicen que la música nos regala libertad, están diciendo una gran verdad. Muchas veces hace falta sacarnos la careta. Y la música nos permite eso. Dejar por un lado todas las “buenas costumbres”: el ser políticamente correctos, aburridos, vergonzosos e infelices. Hace falta ser libres, por un ratito, y cantar, bailar y disfrutar… Hace falta ser libres, por un ratito, y ser felices. ¡Hay que salir al sol!, me grita Fito en los auriculares. Sí, es sólo una cuestión de actitud. Es sólo una decisión.

jueves, 12 de abril de 2012

El sistema

El sistema nos tiene miedo. Reconozcámoslo de una buena vez. ¿Por qué le preocupa tanto al sistema tenernos embobados? ¿Por qué gasta tanto tiempo y dinero en vendernos basura? ¿Por qué trata desesperadamente de acostumbrarnos a cosas? Porque eso nos resta libertad, haciéndonos creer que somos libres. Porque es más fácil para ellos manejarnos así. Venden humo, y nosotros compramos.
Preguntate cuánto controlas realmente de tu vida. ¿Qué pasaría si pudieras decidir, con total libertad, qué querés hacer y qué no, qué querés pensar y qué no, qué querés creer y qué no, qué querés comprar y qué no, qué querés vender y qué no?
Imaginate un mundo lleno de seres libres, creativos, felices… Bueno, ahora salí a la calle. Todo eso somos nosotros, pero sólo en potencia. Pocos realmente explotan sus capacidades. Pocos son realmente libres.

miércoles, 11 de abril de 2012

A veces las cosas SON lo que parecen

Básicamente, eso. Quiero decir, básicamente.
A veces, las cosas NO son lo que parecen. Miramos algo y creemos que es así, tal y como lo vemos, y resulta que no. Uno cae en la cuenta, más tarde que temprano, que se equivocó y que la realidad es distinta a lo que creíamos ver. (Ya sé, no estoy revelando ninguna verdad trascendental).
Pero otras veces, vemos algo y creemos que no es lo que parece. Vemos que las apariencias engañan, vemos que podríamos estar siendo presas de nuestras ilusiones, y decretamos “Esto no es así”. Atención, a veces ES así.
A veces, cuando creemos que nos están mintiendo, que lo que vemos es un engaño y que la apariencia es una farsa, en realidad no es así. A veces las cosas son tal y como parecen, por más increíble que eso suene. Y eso hace que todo resulte distinto.
A veces queremos tanto que las cosas sean diferentes a lo que vemos, a lo que nos encontramos, que no queremos que sean lo que vemos. Entonces (y esto es muy importante) nosotros mismos decidimos que las cosas no sean lo que vemos. Armamos teorías, películas, hipótesis y análisis que hasta a Einstein, Allen, Hawking y Freud (respectivamente) temerían de sentarse a charlar con nosotros.
Quizá no hay que dejar de pensar, pero tampoco hay que pensar por demás. Quizá hay que ser atento, sin perderse en prestar tanta atención. Quizá…

martes, 10 de abril de 2012

El Plan B

-A veces hay que esperar y ver.
-Casi siempre
Joaquín apuro el vaso de whisky. Conoció a Magdalena hace tiempo. La más señora de todas las putas. La más puta de todas las señoras. Hoy ya no sabe dónde anda.
El viejo Bob, entre tanto, se prendía otro cigarrillo. Llevaba ya seis, en sólo un rato. Se notaba a la legua que no quería verme en la misma mesa. En realidad, su problema no era conmigo. Era con todos. Ama la soledad, casi tanto como sus cigarrillos.
-La verdad que es un verdadero honor…
-No empieces.
Joaquín se sirvió otro vaso de whisky, y miró a la rubia de la barra.
-A mí me vendría bien una así.
-Tendrías que probar.
Bob fuma tranquilo y me mira de soslayo.
-Así que vos escribís…
-Al lado de ustedes, lo mío es un garabato.
-No te creas. Para nosotros, nuestras cosas son también así.
Yo no sabía qué carajo decir. No sé si ya se dieron cuenta. Joaquín me salvó del apuro.
-En realidad, es todo una gilipollez. Hombre, incluso esto lo es. Estamos claramente en un sueño.
-La vida es sueño, decían por ahí.
-Pero esto es un sueño de verdad, es decir… qué carajo. A nadie le gusta lo que hace. El pintor odia sus mejores obras, los poetas sus mejores líneas, los cineastas sus películas… Lleva tiempo tomarles cariño. ¿A vos no te pasa eso también?
-A todos nos pasa.
-Y cuando eso pasa, no queda otra más que seguir para adelante. Es como cuando uno ve un matrimonio que realmente funcionó: llevó su tiempo, pero llegaron a aceptarse.
-Y si no, siempre queda el plan b.
Nos miramos los tres, casi estudiándonos.
-De todas formas, hablábamos de mujeres.
-Y de putas.
-De esas hablabas vos.
-Qué va… El problema es cuando las cosas se terminan.
-No, lo peor es cuando no se terminan.
Me miran, extrañados. A Joaquín le molesta que terminen, porque considera que podrían seguir y, encima, seguir bien. Yo opino al contrario: las historias que más me lastimaron son aquellas que no se terminaban más, que siempre seguían. Bob ni opina. Prefiere hacer silencio, y escuchar.
-Me parece que hace falta más whisky.
-¿Vas a pagar esto?-preguntó Bob, irónico.
-Lo pagamos a medias-afirmó Joaquín, ácido.
-Siempre hay un plan b-agregué yo. Me miraron, sorprendidos. No los conozco mucho, pero son más canallas que yo.-Echarse a correr.

lunes, 9 de abril de 2012

Cami y Juli

Una más enojada que la otra me escuchaban cuando yo les planteaba mi teoría. Una más contenta que la otra cuando les planteé que el optimismo seguía ahí, intacto.
-¡Bueno che! En algún momento todos nos damos la cabeza contra el muro de los lamentos, y yo no soy la excepción.
Cami y Juli son dos amigas maravillosas que me regaló la vida. Sentadas compartiendo las magdalenas que me debía hace tiempo Sol, charlamos de nuestras vidas y nos vamos poniendo al día de estudios, cine y libros.
Ellas, ambas, están encaminándose en la vida, y cargan con sus sueños y dramas, como todo el mundo.
Cada vez que podemos sentarnos a charlar lo hacemos, y nos regalamos ese rato para hacer silencio y escuchar lo que nuestros corazones nos vienen tratando de decir hace tanto tiempo, y para charlar de esos días que querríamos arrancar del almanaque y olvidar para siempre.
Quizá por eso es que disfruto tanto de compartir tiempo con ellas, y reírnos bajo el sol de las cosas que van pasando. Porque cada vez que nos encontramos, la casa parece mas cómoda y la plaza parece mas linda, los mates parecen mas dulces y los días grises parecen menos grises.

Hugo

Me resultaba prácticamente irreconocible, aunque era él. Entramos al mismo bar de siempre, ese de luces muy oscuras y música mezclada. Con su barba desprolija y su pelo corto, apenas si parecía él. Yo estaba muy acostumbrado a verlo con el pelo largo por debajo de los hombros, prolijamente afeitado y con ese andar despreocupado. Sin embargo, su gusto por el vodka seguía intacto.
-En un tiempo me la pasaba amargado por intentar salvar a todos y no poder-escupió, apurando el vaso-La cosa es que a mí me toca estar siempre pensando en “lo que va a pasar”. Siempre hay algo “a continuación”, y yo debo pensar en eso. Ese es el drama de andar salvando a todo el mundo.
Yo siempre hablo, me la paso hablando, pero con Hugo es distinto. Hago un paso al costado, y me pongo a escucharlo. No soy fumador, pero les aseguro que estos son los momentos perfectos para empezar.
-¿Cuántas veces intentaste hablar con alguien de algo que te importa mucho y trataste que el otro viera las cosas como las ves vos? ¿Y cuantas de esas veces terminaste sintiéndote más amargado, resentido con el otro por haberle hecho sentir que tu dolor no tiene ninguna sustancia?
Hugo me cuenta sus cosas, yo me sirvo otro vaso y le sirvo a él. Sabe que yo creo en la empatía, pero igual le gusta pelearme.
-Es como cuando uno se separa de alguien y trata de comunicar lo que siente porque necesita pronunciar las palabras, necesita sentir que alguien comprende lo jodido que esta. El problema es que el otro nunca hace suficiente caso. No ha estado ahí día tras día, semana tras semana, para comprenderlo.
-Te entiendo.
A Hugo lo dejó su chica. Hace como mil quinientos años, más o menos. Quizá por eso es tan distinto a mí. Quizá por eso es tan parecido a mí.

martes, 3 de abril de 2012

Mates con Buda III

-¿Crees en el destino?
-Destino y espíritu son nombres de un solo concepto
-¿Pero hay una fuerza superior? ¿Un orden? ¿Algo?
-No importa seguir al orden.
-¿Cómo?
-Claro, el orden te sigue a vos. Vos te tenes que convertir en Dios, te tenes que convertir en lo que queres ver.
-Jodido.
-Siempre es bueno tener conciencia de que dentro de nosotros hay alguien que lo sabe todo y nos guía.
-Dentro mío tengo un caos.
-Saramago decía que todo caos es un orden todavía sin descifrar
-Sabes, a veces me cuesta seguirte.
-A mi me pasa lo mismo con vos, sos muy inteligente.
-Me dejas pensando en esto de convertirse en lo que uno quiere ver.
-La enseñanza al principio es amarga, como la buena medicina... Tomalo con calma, ya vas a ver como todo empieza a tomar otro color.
-Creo que es algo genial, para compartirlo con los demás.
-Y compartilo… Como cuando compartís cosas geniales… Como la vez que compartiste una canción… Como la vez que compartiste eso de que no estabas bien.
-Me acuerdo… ¡qué pelotudo!
-Ciertamente, hay que tener coraje para compartir eso…
-Y bueno… La desesperación tiene sus momentos de calma…
Me miró un rato, y sereno me dijo
-Sos inteligente, así que tenes que ser buen músico…