miércoles, 29 de febrero de 2012

Lo importante no son las cuerdas, es la guitarra

Estamos en casa de un amigo. El viaje ya esta más que pagado, sobre todo por la cena de anoche en el río. Hermoso, realmente, es estar junto a amigos y observar como se va el sol y como regresa sobre aguas tranquilas. Ha sido una noche larga que terminó casi a las 7 de la mañana.
Una guitarra sin cuerdas nos mira y mi amigo me dice “lo importante no son las cuerdas, es la guitarra”. Yo pienso que todo suma, que todo vale, pero ahora pienso que tiene razón. O capaz es que no tengo muchas ganas de pensar, eso también sucede.
A veces nos faltan 5 pa’l peso, pero no podemos olvidarnos de los 95 centavos que ya están. Aunque claramente no podemos darle el uso que queremos hoy, estamos seguros que, mas temprano que tarde, se podrá.
Además, desde un aspecto más técnico, lo que realmente sale caro es el instrumento, no el encordado. Si hoy no tenes cuerdas, o no tenes las que queres, mañana podes cambiarlas. El instrumento es mucho mas jodido de cambiar, porque implica una inversión mayor.
Afuera llueve, no mucho, pero llueve. “El río no se detiene, nunca”, pienso. Siempre sigue camino. Es por eso que no podemos quedarnos en eso que falta. Lo importante no son las cuerdas, es la guitarra.

3 comentarios: