lunes, 26 de marzo de 2012

Abrazar al miedo

Y frente al miedo, todos corrieron, pero él se quedo parado, mirándolo a los ojos. Pocos se percataron de que él no corría a su lado y se dieron vuelta para ver que le había pasado, temían porque pensaban que él no se podía mover. Dió un paso, pero no fue para atrás, sino para adelante. Ya estaban todos mirándolo sorprendidos, y en pocos segundos, él estaba abrazando ese miedo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada