viernes, 16 de marzo de 2012

Disfrutar del abrazo

Anto primero, Lu después. Ninguna de las dos sabía disfrutar un abrazo, al igual que casi todas las personas que andan dando vueltas por ahí. En ese orden fue como se los traté de explicar una tardecita en las sierras.
¿No les pasa a ustedes también? Se abrazan con alguien, un ratito y después no saben qué carajo hacer. Pasamos las manos por la espalda del otro, ponemos la cabeza sobre el hombro, y no sabemos quedarnos ahí compartiendo ese momento. Nadie nos enseño a disfrutar ese segundo donde somos uno solo, donde los corazones se tocan. Nadie nos explicó que es en el abrazo donde más cerca se puede estar de otra persona.
Cuando nos abrazamos tocamos los sueños del otro, pienso. En esos sueños está el alma… Y en el alma está Dios…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada