viernes, 30 de marzo de 2012

Lluvia

Camino solo bajo la tan esperada lluvia. Toda la tarde amenazando, y ahora que las calles están vacías yo aprovecho a pasearme un poco pensando.
Escucho como caen las gotas y siento el viento despeinarme. La noche esta tranquila, y cada tanto puedo escuchar mis pasos sobre los charcos. Escuchar. Solo eso.
Recién ahora se larga con ganas. Hermosamente. Las luces naranjas se van empañando, y la noche cada vez más oscura me hace pensar en mis propios dramas. Se ponen cada vez un poquito más oscuros, y las luces parecen irse opacando y perdiendo en la distancia.
Igual, espero y disfruto de la lluvia. Esa lluvia que refresca y nos hace sentir que todavía tenemos los sentidos alertas. Esa lluvia que invita a lavarle la cara a nuestras realidades. Esa lluvia que nos despierta para despertar los sueños.

1 comentario:

  1. Hay pocas cosas tan gratificantes en la vida como disfrutar de una buena caminata bajo la lluvia.

    ¡Abrazo gigante Luquitas!

    ResponderEliminar