lunes, 12 de marzo de 2012

Woody

Rifkin lleva una fragmentada e inconexa existencia. Es demasiado neurótico para funcionar en la vida, y por eso funciona sólo en el arte. Rifkin se sienta y me cuenta:
-Yo no sabía qué hacer con mi vida. No sabía si existía un Dios. No sabía si después de esta vida habría algo. No quería vivir en un universo sin Dios. ¡Hasta pensé en suicidarme! Me fui al cine a despejarme, y me senté en la primer sala que encontré. La película era una que había visto varias veces… desde que era niño, y siempre y siempre me había encantado. Me puse a mirar la pantalla y la película me engancho. Empecé a pensar: ¿cómo puedes pensar siquiera en suicidarte? Mira a toda esa gente de la pantalla. Es divertidísima. ¿Y qué más da si lo peor es cierto, si Dios no existe y sólo pasas por la vida una vez? ¿No quieres vivir esa experiencia? No todo es una pesadez. Pensé: debería dejar de amargarme la vida buscando respuestas que nunca tendré, y disfrutar de ella mientras dure. Y después ¿quién sabe? Quizá haya algo. Nadie lo sabe. Se que "quizá" es algo muy frágil a lo que aferrarse, pero es lo que hay. Y entonces empecé a relajarme… y a pasármelo bien.
-Mire usted, don Rifkin… La verdad que es una interesante historia, pero me parece que es robada de una película.
-Su libro también.
-Touchè. Es robado a varias personas, películas, libros… Pero en realidad es pedido prestado: algún día devolveré las ideas, las frases… En fin, algún día.
-Me parece perfecto. No hay que preocuparse tanto.
-Ya lo creo. A fin de cuentas no vamos a salir vivos de aquí.
-La vida es más que todo trágica. Naces y no sabés por qué. Estás aquí y no sabes por qué. Te vas, mueres. Tu familia y amigos mueren. La gente sufre y vive en constante terror. El mundo está lleno de pobreza, corrupción, nazis y tsunamis. Al final, la casa gana.
-Un poco pesimista.
-Es la verdad.
-Depende del cristal con el que se lo mire… Y el ojo de quien mira, también.
-La realidad es un asco, pero bueno. No nos queda otra opción.
-En realidad, todos conocemos la misma verdad. La vida depende de cómo la distorsionamos.
-Vos también viste la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada