viernes, 27 de abril de 2012

Consejos

Cuando das un consejo, te haces dueño de una responsabilidad gigante. ¿Lo pensaste alguna vez?
Más de una vez me han dicho que sirvo para eso. Eso es porque siempre aclaro que yo no soy dueño de ninguna verdad, y que cada uno tiene que decidir qué hacer y cómo.
Por suerte yo recibo muchos consejos. De todos lados, de distintas personas, de distintas ideas. Puede haber un consejo en una canción o en una pared, en un libro o en un grito.
Ahora que lo pienso, me dan ganas de regalarte un consejo. Vaya uno a saber, por ahí hasta te sirve. Te regalo los dos más hermosos que me encontré… Son los dos más hermosos que me regalaron, y son los dos que ahora te regalo a vos:
Sé feliz y no te pierdas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario