lunes, 7 de mayo de 2012

Damian

Hay voces que siendo ajenas son una caricia para el alma. Eso es algo maravilloso que tiene la vida, que, por cierto, es muy loca.
Fernet en mano, Damián y yo charlamos de nuestra vida estos últimos años. Nos sorprendemos de lo mucho que cambiamos, y de lo mucho que no cambiamos.
Le cuento de un libro que leí, que plantea que nunca podremos saber si las decisiones tomadas son las correctas, porque la vida acontece sólo una vez, y por lo tanto no se puede comparar con nada.
Me mira fijo. Sonríe.
-¡La vida es hoy, aquí, ahora! Corre tras tus sueños y lucha por ellos, ¡pero no te olvides que en el camino tenes que disfrutar la vida!
Tras esas palabras, levanto mi vaso. Un brindis por tanta vida compartida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada