martes, 8 de mayo de 2012

El precio de la felicidad

-No quiero sufrir.
-No quiero que me pase lo mismo.
-No quiero que me vuelvan a romper el corazón.

Elegí esas tres, porque son las tres frases que más escuché. Pienso.
Si no esperas nada pasan dos cosas: prácticamente no te decepcionas, pero tampoco te arriesgas. Por lo tanto, no te das contra algunas paredes, pero tampoco vas a ser feliz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada