martes, 1 de mayo de 2012

La muerte

Yo cruzaba la esquina y se apareció. Literalmente, no venía nadie, y cuando me dí vuelta apareció. La primera vez que vi a la muerte tenía, paradójicamente, la forma de una mujer.
Andaba en una bicicleta maltrecha, y su aspecto era, justamente, deplorable. Cuando yo la vi clavó los pies en el suelo, frenando, y me miró un segundo que fue eterno.
-Ojo
Eso solamente me dijo, casi lo escupió con una ira claramente visible. Seguí camino, y sentía su mirada clavada en mi nuca. Ella avanzó y yo seguí pensando en qué habrá querido decir esa mujer en bicicleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada