martes, 15 de mayo de 2012

Rosario

Rosario es la ciudad más bonita que conozco. Siempre digo lo enamorado que estoy de ella. Es una chica divina, que se hace rogar todo el tiempo. Es una histérica de libro, es más de lo que cualquiera podría soportar. Pero igual, uno sigue.
Pienso que, en realidad, uno encuentra gente, cosas, historias, sueños… que lo reconcilian y enamoran con las ciudades.
Hace tiempo no paso por ahí, pero me muero por volver. Allá quedaron amigos, enemigos, amores, dolores y canciones. Allá quedó una parte de mí… Y eso es lo que más me motiva a seguir abrazándola…

No hay comentarios:

Publicar un comentario