sábado, 9 de junio de 2012

Dios


Dios no pone pruebas. Dios no castiga. Dios no juega a los dados. Dios no elige quien se queda y quien se va.
La vida esta llena de problemas, y tiene un fin. Dios no esta viendo “hasta dónde nos dá el cuero”. Eso sería cruel, implicaría a un Dios que se divierte dándonos problemas. Prefiero creer en un Dios que está vivo, en cada corazón y en cada mirada. Que nos hizo libres para elegir lo que queremos y lo que no. Un Dios que acompaña y quiere, que abraza y se alegra de caminar con nosotros nuestros sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada