jueves, 7 de junio de 2012

Soledad


Silencio. La casa está vacía. Silencio. Nacer solo, vivir solo, estar solo, morir solo. La soledad está en cada esquina, en cada casa, en cada persona. Y es absolutamente necesaria.
Todos necesitamos ese espacio de sentirnos solos. Y en realidad no nos quedamos solos, nos quedamos con nosotros. Escuchamos, preguntamos, contestamos, pensamos. Ese momento sentado en la vereda. Esos segundos antes de dormirnos, que se convierten en horas. Ese instante en que nos sentamos en el colectivo y no prestamos atención a nada más que a la ventana.
De todas formas, una vez que se piensa solo, viene otra parte jodida. Porque hay que salir a la calle, y tenemos que animarnos a estar con otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario